&

&

.

.

Translate

Google+ Followers

Páginas

&

&

domingo, 23 de julio de 2017

The Pretenders










The Pretenders es un grupo anglo-estadounidense de rock que en sus comienzos (1978) formó parte de la llamada new wave. La banda se componía originalmente de su fundadora, compositora, guitarrista y vocalista Chrissie Hynde, el guitarrista James Honeyman-Scott, el bajista Pete Farndon y el batería Martin Chambers. Las muertes de Honeyman-Scott y Farndon por consumo de drogas malograron esta formación, y los múltiples cambios de músicos en los años posteriores han dejado a Chrissie Hynde como único miembro permanente y referente absoluto del grupo. La actividad pública de Hynde ha trascendido el terreno musical y se ha destacado como activista en favor de diversas causas.

Como el resto de bandas encuadradas en la new wave e inspiradas por tanto en el punk,1​ The Pretenders reaccionaron contra los estilos predominantes en el rock durante la primera mitad de la década de 1970, caracterizados por la complejidad de los arreglos musicales y de los equipos de sonido, la exhibición del virtuosismo de los intérpretes o la edición de álbumes conceptuales. Como respuesta, The Pretenders y otras bandas retomaron el formato habitual de canción, renunciaron a la interpretación de largos solos instrumentales y, en general, adoptaron formaciones y emplearon instrumentos más tradicionales en el rock and roll.
Como inspiración acudieron, bien a fuentes alternativas de los años inmediatamente anteriores como el pub-rock —el grupo Rockpile y sus guitarristas Dave Edmunds y Billy Bremner, así como su bajista Nick Lowe, eran una influencia declarada de James Honeyman-Scott23​—, o bien a otras comunes con sus compañeros de movimiento, como el beat británico de los años 60 incluyendo a los Beatles y, muy especialmente en su caso, a The Kinks.

El estilo de Chrissie Hynde como cantante, con reminiscencias de los conjuntos vocales pop femeninos,5​ es un sello identificativo del grupo. Está basado en constantes inflexiones de voz enfatizadas por su registro grave de contralto.46​ Las sucesivas bajas y entradas de nuevos músicos, de distinta procedencia y con distinta técnica y estilos, y el cambio de productores y otros colaboradores, e incluso de modas musicales, han hecho que las grabaciones de la banda tengan la voz de Hynde como único nexo común, si se compara el sonido de sus primeros discos con los de las décadas de 1990 o 2000.
Sin embargo, la base instrumental tenía una capital importancia en los comienzos del grupo, y en sus primeras grabaciones. A la clásica formación de guitarra líderguitarra rítmicabajo eléctrico y batería propia de los primeros tiempos del rock and roll y del beat británico se unía el uso de instrumentos tradicionalmente asociados a esos géneros, o con un sonido que se adapta bien a algunas de sus características. El empleo de guitarras Fender Telecaster —parte inseparable de la imagen de Hynde78​— en el acompañamiento rítmico han sido una constante en su etapa más próxima a la new wave, junto a la variedad de las utilizadas por Honeyman-Scott, siempre próximas al sonido de las Rickenbacker3​ de George Harrison. El resultado estaba a medio camino entre los riffs más potentes de los grupos ingleses de la década anterior y los arreglos melódicos, con sonidos metálicos y claros —sin distorsión— del llamado jangle-pop.
Para dar forma a una canción e interpretarla, el grupo entrelazaba fragmentos musicales con facilidad y aceleraba el ritmo y la energía en el momento justo, de acuerdo con las sutiles señales que los músicos eran capaces de enviarse entre sí como resultado de sus laboriosos ensayos.3​ A diferencia de lo que es común en la producción de un disco, que es grabar las pistas de cada instrumento por separado, The Pretenders grababan los cortes en el estudio prácticamente como si actuaran en directo, mezclando después solamente las pistas de la voz y la guitarra solista.3
Entre las curiosidades de sus dos primeros álbumes están los cambios arbitrarios de compás -como sucede en el cambio de 7/8 a 4/4 de "Tattooed Love Boys"-. Otro factor fundamental de su éxito fue la producción a cargo de Chris Thomas, responsable, junto con el ingeniero de sonido Bill Price, del sonido del álbum de Sex Pistols Never Mind the Bollocks. Los seguidores acostumbrados a los hits del grupo en las listas norteamericanas frecuentemente ignoran hasta qué punto era enérgico y agresivo el sonido de aquellos primeros Pretenders, y el carácter desaliñado y experimental de sus primeras grabaciones.
A su casi inmediato éxito contribuyó, sin duda, el hecho de que la banda estuviera liderada por una mujer de apariencia dura y "cuya sexualidad está totalmente en sintonía con una magnífica sensibilidad rockera".9​ Con su característico flequillosombra de ojos y tejanos oscuros y ajustados107​ resultaba atractiva a ambos sexos al tiempo que fue capaz de zafarse de muchos de los clichés asociados a las mujeres en la música pop. A diferencia de otras cantantes solistas o que encabezaban bandas coetáneas, como Pat Benatar o Deborah Harry (Blondie), adaptaba a su propia personalidad algunos de los roles tradicionalmente masculinos del rock en su papel de líder del grupo,1112​ en una trayectoria similar a la de Joan Jett.

Seguir leyendo...












Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...